jueves, 6 de octubre de 2016

Tres en una taza






   Querid@s lectores/as:  Después de profundizar en los temas históricos que son tan de mi agrado, siempre me viene bien sumergirme en lecturas más evasivas y en este caso, en esta obra de Froilán Escobar es un vuelo en alas de la imaginación literaria que nos llevará de paseo entre la realidad y la alucinación, reflejando trazos de lo cultural y hasta de lo político, en un desdoblamiento vertiginoso de personajes y lector. Disfrutemos pues de este transcurso como una experiencia vital más que literaria, un viaje alucinante. Ya saben como...  ¡¡pasando y leyendo!!
 
TRES EN UNA TAZA
Froilán Escobar

Ediciones Bagua
Madrid, España, 2016
ISBN: 978-84-945766-3-8
168 páginas.


-De la contracubierta del libro-


Esta es una novela que se sueña a sí misma. Puede parecer una esquizofrénica alucinación, porque narra la historia de un personaje  que viaja en un ómnibus por La Habana, pero no precisamente por las calles, sino por dentro de las casas, de los edificios. El absurdo, se entiende. Lo que  se cuenta parece irreal. Como suele suceder a veces con lo que se vive. Parece una mentira que alguien se inventa para poder entender el absurdo de la realidad que le tocó vivir.  Eso es lo que le ocurre al pasajero que viaja en este ómnibus. Su historia es una desesperada travesía. Tan pesadillesca y múltiple que, para alcanzar a contarla, no fue suficiente una sola historia. El autor tuvo que valerse de muchas a la vez. Algunas recorren completamente la novela: los últimos días del poeta José Lezama Lima allá en su casa de Trocadero 162, las deslumbrantes apariciones de B, una mujer de fosforescente belleza que habita, simultáneamente, en el pasado y en el presente de un mismo hombre. Uno es Yo. Y el otro es Tú. Así, con mayúsculas. Son sus nombres. Son dobles que viven en distintos tiempos, pero que son un mismo personaje, escindido, desgarrado por la doble vida que le tocó vivir. Todas las historias tienen que ver con la tremenda ilusión que todavía generaba esa década del 70 y con el absurdo en que se estaba convirtiendo. En la novela no se renuncia ni a lo uno ni a lo otro: se intenta mostrar, a la vez, lo hermoso y lo terrible de esos días. Se intenta, como Vallejo, juntar los dos polos para que lleguen a dos sus dos maletas. Poner al descubierto feroces antinomias. Dolorosas contradicciones. Todos los personajes que viajan en este ómnibus están comprimidos por la realidad y el delirio.
________________________________________________

Ser bueno es el único modo de ser dichoso.
Ser culto es el único modo de ser libre.

       José Martí
_______________________________________________
_______________________________________________


1 comentario:

Mayda Bustamante dijo...

Excelente novela que hay leer. No puede estar mejor escrita. Estamos ante la excelencia y ante una historia conmovedora.